Blogia
Bolivia Travelnews

Bolivia y la política de antaño

Bolivia y la política de antaño

 

Las Doncellas y la Política

Freddy Céspedes Espinoza

“¡ Viva Montes! , ¡Que  mueran los Republicanos mazorqueros carajo!, ¡Abajo los  cholos apátridas!.”

A principios de los años XX, cada acto electoral en La Paz se convertía  en una batalla campal con muertos y heridos.

De una parte el gobierno de Montes lanzaba sus huestes de matones agresivos y feroces a romper el espinazo al grito de ¡Viva Montes! contra los republicanos de Bautista Saavedra; de otra, el partido Republicano hacía frente a esos hombres con sus ovejas de  “Achacachi”,  famosos matones entrenados en su Hacienda de Avichaca, gritando: ”asesinos, ladrones, entreguistas, pagados por Chile, en un ir y venir de choques a fuerza de pedradas, palos, balas y con armas más poderosas, los periódicos, que de uno y otro bando llenaban de ansiedad al pueblo.

En cada pueblo y cantina, existía un reducto republicano; en las casas más pobres se veneraban las fotografías de los líderes del republicanismo colocados al lado de pinturas de santos; el folklore popular les dedicaba sus cantos y en cada fiesta se vitorea sus nombres frenéticamente.

Era pues una lucha en que nadie se daba cuartel.

No había un día que no se produzca un incidente. Los liberales o pijes, atacan las casas de los opositores. Se cometían asesinatos en los pueblos; se castigaba y se arruinaba a los que no comulgaban con el gobierno; se les perseguía y se los deportaban a Ulla Ulla, Pelechuco, Guanay y al Alto Madidi para que mueran con la nariz carcomida por la espundia.

Después de todo y a casi un siglo, no se sabe en realidad por qué se apalearon y se mataron, porque al final de ese proceso nacieron nuevas fuerzas políticas, con las mismas mañas, renacieron en otro tiempo y espacio, perduraron en el horizonte de la prebenda, porque  el poder político ha sido una herencia con arribistas incluidos.

Obviamente después, ya nadie quería pertenecer a esos partidos tradicionales, se cambiaron de color y en vez de palos ahora brillan sus aureolas.

Nada cambió, antes se armaban hasta los dientes, se batían a duelo; hoy se arman de valor y con voz arrogante, se meten juicios por todo lado, saben que al final serán uno y se olvidarán las rencillas, las peleas y las traiciones.

Mueren y reviven, se entrelazan como el árbol de Bibosí, hasta que uno muere, para luego remover como el escarabajo,  los deshechos del otro  y crear nueva generación de hábiles políticos y “Estadistas”.

En  política y  la selva, sobrevive el más osado, el que conoce las aguas, el que se cuida de los escorpiones, serpientes y pirañas que están al acecho, total todo cambia menos la esencia de la política, las personas se mueren, y los vivos se quedan para renacer como el ave fénix de las cenizas de los caídos.

 

FUENTES.

SAAVEDRA 1920-1925. Díaz Machicao, Porfirio.

ORÍGENES DE LA REVOLUCIÓN NACIONAL. Klein, Herbert S.

EL DICTADOR SUICIDA. Céspedes, Augusto

SAAVEDRA EL ÚLTIMO CAUDILLO. Artamayo Alzerreca, Carlos

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres